Una foto, una esperanza.

Actualizado: 8 mar 2021


Después de mi cirugía, una amiga que se enteró de mi situación de salud, me mandó varios mensajes preguntándome si todo estaba bien y enviando siempre muy buenos deseos a lo largo de todo el continente (ella reside en Argentina). A pesar de que estos detalles fueron muy lindos de su parte, yo todavía estaba procesando la situación y al principio me sentí un poco atropellada al pensar que ella supiera por lo que estaba pasando, ya que hasta ese momento yo había sido muy cuidadosa en cuanto a que no quería divulgar ampliamente la noticia. La verdad es que yo no me sentía lo suficientemente fuerte, estaba tratando de entender yo misma lo que estaba pasando, tratando de aceptarlo, y de hacer frente a lo que pasaba, que día con día era diferente.

Mi amiga siguió mandándome mensajes periódicamente a los que yo contestaba amable pero un tanto evasiva, sin dar más detalles, porque aún no me sentía nada cómoda. Después de un par de meses, un día decidí abrirme y contarle mi historia. Su respuesta fue la cosa más linda que pude haber recibido: Me mandó la foto de una amiga de ella que había pasado por un diagnóstico y tratamiento parecidos 3 años atrás y que estaba en perfectas condiciones, para que pudiera ver su sonrisa. Recuerdo vívidamente ese momento y ese fue justo el regalo más maravilloso. Rompí en llanto, se me vinieron de golpe mil sentimientos porque pude ver a alguien (aunque fuera solo en fotografía!) que había pasado por algo similar y que estaba bien. Entonces mágicamente tuve algo a qué agarrarme, me di cuenta que había estado muerta del miedo durante semanas y que el ver esa foto me regresó el aliento y se convirtió en un gran ejemplo de vida. A partir de ahí, nuestra amistad se fortaleció y ahora ella es alguien muy querida y muy cercana a mi corazón, y efectivamente estoy muy agradecida de que su camino se haya cruzado con el mío.


Este episodio transformó mi vida por completo, porque además de entender mejor lo que estaba sintiendo, me sacó del miedo, y entendí desde lo más profundo sobre la importancia de sentirse acompañado por alguien que ha pasado por esto. Para mí, fue como tener una meta a futuro, poder entender que a pesar de estar en medio del huracán, cuando todo pase, será posible ver el sol.

Este es uno de los motivos por los cuales decidí hacer este blog y compartir mi historia, porque cada uno llevamos nuestro propio proceso y vamos a nuestro propio paso.



113 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Es increíble cómo pasan las cosas, todavía no puedo creer que mi mamá trascendió en esta vida hace unos pocos días. Mi mamá estuvo hospitalizada y con un muy probable diagnóstico de cáncer de ovario i

Ahora, puedo contarles, que después de más de 8 años de lucha contra el cáncer de ovario, hemos llegado al punto donde ya no son viables más quimioterapias, ni radioterapias, no cirugías. Hace algunos

Durante muchos años me negué a leer/escuchar/investigar sobre la expectativa de vida del cáncer de ovario. Como sabía que eso me llenaría de miedo y preocupación, de manera contraria a mis metas, deci